Una de las bombas de la ultima semana ha sido la entrevista que Kiko Rivera le dio a una revista atacando como nunca hubiera imaginado a su madre Isabel Pantoja.

El país está en “estado de shock” y Ana Rosa Quinana aún no ha asimilado la información:

 “Me ha dado tiempo a leerme los subtítulos y los ladillos y todavía estoy impactada, no sé qué más vais a contar de esa entrevista que es una auténtica bomba nuclear que cae sobre Cantora”

Así lo aseguraba la presentadora antes de que Joaquín Prat leyera algunos de los titulares más fuertes del hijo de Paquirrí.

  • “No cedí Cantora a sabiendas, no sé lo que firme”
  • “Se ha dicho que el 100% de Cantora es mía, que mi padre me lo dejó y el usufructo para ella… ¡Esa casa es mía!”, “
  • Te has vendido como la mejor madre del mundo y perdóname, pero no lo eres y añade que como abuela para sus hijas no existe”…

Estos son algunos de los temas que Kiko Rivera dio en una entrevista que podría marcar el final de la idílica relación que todos pensábamos que tenía con su madre y que estalló en el aire el día que la cantante se sentó en “Deluxe” y admitió públicamente que estaba pasando por una depresión: “Ni siquiera tengo ganas de vestirme”, dijo.

El hijo de Tonadillera incluso declaró que su madre le había dicho el 2 de agosto, día del cumpleaños de Isabel: “Que nadie olvide que la única Pantoja es mi hija”, en referencia a su hermana Isa Pantoja. Ana Rosa Quintana nunca había creído en las impactantes declaraciones de Kiko Rivera y estaba claro que la relación madre-hijo se había roto para siempre: “No hay vuelta atrás, no se han roto todos los puentes, se han pulverizado”.

Sin embargo, en cuanto a la herencia, el presentador se sorprendió de que el hijo de Isabel Pantoja y Paquirri nunca hubiera visto el testamento: “Me parece que tiene 37 años y que habla de un testamento, que nunca ha visto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here